Impulsada por la diputada del Frente de Todos Mariana Larroque, la Legislatura Bonaerense realizó una jornada para presentar un proyecto que propone la creación de un Plan Estratégico de Parto Respetado.

La iniciativa se enmarca luego de que las comisiones de Mujeres y Salud Pública dieran despacho favorable a la adhesión a la ley nacional de parto respetado. Actualmente, la provincia de Buenos Aires es una de las tres provincias que aún no aplicó, por lo que se prevé que la Cámara de Diputados trate en próxima sesión la adhesión a la ley 25.929.  

“Armamos este Plan porque la idea es crear una mesa de trabajo intersectorial con organizaciones, colegios profesionales, médicos, entre otros; hacerlo bien participativo para generar los protocolos y trabajar en conjunto en lo que tiene que ver con el abordaje y la aplicación de la ley, sería un complemento a la normativa” sostuvo al respecto Mariana Larroque.

Por su parte, la Ministra de las Mujeres, Género y Diversidad bonaerense, Estela Díaz, celebró que “este plan estratégico muestra un mandato a los ejecutivos muy fuerte, le da una fuerza y continuidad más allá de los tiempos. Sabemos que tenemos que construir procesos institucionales que van más allá de las gestiones”.

Y agregó que “plantea un acceso a la equidad y atención de calidad, una cuestión fundamental para acceder al parto”.

El proyecto establece que la autoridad de aplicación del Plan será el Ministerio de Salud bonaerense, encargado de implementar esta estrategia y entre sus funciones se destaca desarrollar estrategias comunitarias de acompañamiento y asesoramiento, durante el embarazo y preparación para el parto, de las personas gestantes que mejoren el acceso a una atención acorde a sus deseos y necesidades.

La violencia obstétrica se manifiesta de diferentes maneras y no se entiende sólo como un maltrato directo, sino también la práctica de cesáreas innecesarias por ejemplo el promedio provincial es del 35% y viene en aumento desde hace años. También incluye la imposibilidad de la persona gestante de estar acompañada ya que un 45% de los partos no son acompañados.

La problemática de la violencia obstétrica ha sido uno de los grandes temas planteados y expuestos por el movimiento feminista, que ha crecido considerablemente en Argentina desde la convocatoria del Ni Una Menos, en junio de 2015. Desde diferentes agrupaciones se ha expuesto la necesidad de terminar con el flagelo que afecta a cientos de personas gestantes en la provincia.