De acuerdo a datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) publicadas en Twitter por el sociólogo Daniel Schteingart, el 26% de las personas que viven en el conurbano bonaerense y van a la universidad pública son pobres. Entre 2008 y 2015, el quintil de menores ingresos del Gran Buenos Aires que asistió a las universidades públicas aumentó un 47%, de 25.659 a 37.840 alumnos.

Por otra parte, la gran mayoría de los jóvenes que cursan en el conurbano son la primera generación de universitarios en sus familias. El 85% de los estudiantes de la Universidad Arturo Jauretche, de Florencio Varela, tienen padres sin estudios universitarios. En la Universidad de Avellaneda, ese porcentaje es del 70%; en la Universidad General Sarmiento, el 75% tiene un padre y el 70% una madre con el secundario finalizado como el nivel máximo; en la Universidad de La Matanza, ese registro es del 80%.

En la Universidad de Moreno, el 84% tiene un padre con secundario completo como máximo título; en la Universidad Tres de Febrero, el 74% de los alumnos es primera generación de universitarios. Aunque la información no es un indicador directo de pobreza, sí da una idea del carácter inclusivo de las universidades del conurbano bonaerense.

Mirá el video con algunos testimonios:

Alumnos de una universidad pública le responden a Vidal

Fuente: La Resistencia Noticias, El País Digital