Luego de las palabras del presidente Alberto Fernández y el Jefe de Gabinete Horacio Larreta, el gobernador de la provincia de Buenos Aires explicó en Olivos la nueva etapa de cuarentena que regirá en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

“Vamos a pasar una cuarentena intermitente. Estamos en posibilidad de volver de manera escalonada a la etapa anterior” anunció Kicillof sobre la etapa que regirá desde el 18 de julio hasta el 2 de agosto.

En esa línea, el mandatario bonaerense informó que el próximo lunes 20 de julio se dará apertura a las empresas que estaban abiertas antes de la vuelta cuarentena estricta que comenzó a principio de este mes. Será con los protocolos sanitarios y con vehículos propios de los privados.

Mientras que los comercios barriales podrán abrir sus puertas el próximo miércoles 22 y las actividades profesionales retomarán sus servicios el lunes 27 de julio.

Los detalles de la nueva etapa del aislamiento en territorio bonaerense serán profundizados por el Jefe de Gabinete, Carlos Bianco, y el titular de Salud, Daniel Gollán, en una conferencia de prensa que se realizará hoy a las 18 horas en la ciudad de La Plata.

El gobernador comenzó su discurso agradeciéndole “al pueblo bonaerense por el enorme esfuerzo, paciencia, responsabilidad y solidaridad” y resaltó que “los resultados de la cuarentena estricta dieron muy buenos resultados y se mide en las miles de vidas que salvamos”.

“No bajaron los casos, pero dejaron de crecer a tanta velocidad. Menos contagios nos permitió dar mayor respuesta en la capacidad de atención sanitaria con más camas y más respiradores” indicó Axel Kicillof y señaló que “también se logró gracias a la unidad, que contó con todos los que tienen responsabilidades de gobierno. En la Provincia los 135 intendentes, oficialistas y opositores.

También atribuyó que los resultados se lograron por “el esfuerzo de cada uno. Esto no se ha logrado por el control del Estado, porque en la provincia hubo conciencia y se atacaron las recomendaciones y decisiones. No hubo un policía al lado de cada bonaerense”.

En esa línea, el gobernador resaltó que los objetivos que “nos propusimos se alcanzaron” y detalló que “aumentamos las camas de terapia intensiva: se pasó de 2590 a 4100 camas solamente en el AMBA”. “Por eso, el sistema no está saturado” sentenció.

Además, resaltó el aumento de la capacidad de testeo, donde actualmente se “hacen 5 mil por día” y agregó que “pasamos de 10 mil a 50 mil llamados diarios para rastrear posibles casos de contagio”. Al tiempo que también destacó que “existen 13 mil camas de aislamiento en todos los municipios del Gran Buenos Aires con internados leves que no pueden cursar la enfermedad en su casa”.

Sobre las medidas en materia sanitaria, el mandatario relató que “ayer recibimos el segundo barco proveniente de China con 28 conteiner de equipamiento médica para todos los trabajadores esenciales”.

El gobernador también valoró el aumento de la producción de donación de plasma. “Ya donaron 202 pacientes recuperados para tratar a 400 pacientes” y le pidió a los recuperados de Covid que “donen plasma. Es algo que lleva 10 minutos en los Centros de Hemoterapia y sirve para salvar pacientes”.  

En otro tramo de su discurso, Kicillof aseveró que la realidad de la Provincia es “muy heterogénea”. “Hoy tenemos 100 municipios que tienen un contagiado cada dos mil habitantes. En esos distritos, hay barreras sanitarias y hay muchas actividades funcionando, donde 65 municipios ya están en fase 5”.