La presidenta de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), Mirta Petrocini, consideró hoy que "ningún docente debe estar debajo de la línea de pobreza", al fundamentar el rechazo de los gremios al ofrecimiento del gobierno bonaerense realizado ayer de una suba salarial del 18 por ciento a pagarse en cuatro cuotas.

El round paritario docente va subiendo la temperatura. La primer discrepancia surgió al momento de evaluar lo sucedido en 2016. Allí Petrocini reafirmó el reclamo de "solucionar lo perdido" en el poder adquisitivo del salario "en el último semestre del 2016" e insistió con que "los especialistas están hablando de un 24 por ciento de inflación" para este año, con lo cual "en pocos días" la cifra propuesta por la gestión provincial, quedará "pulverizada".

"Ningún docente debe estar debajo de la línea de pobreza, por eso queremos sentarnos a una mesa de negociación y solucionar lo que perdimos el último semestre de 2016", planteó hoy la dirigente sindical en declaraciones a Radio Belgrano.

En este marco, afirmó que "el salario promedio de un docente es de 9 mil pesos por una jornada de cuatro horas y el 60 por ciento tiene menos de dos cargos", y volvió a plantear que los sindicatos reclaman un básico de 13 mil pesos.

En este contexto, la titular de la FEB recordó que "el año pasado terminamos percibiendo en agosto un 34,6 por ciento de aumento y la inflación fue del 40, por lo que hubo una pérdida del poder adquisitivo considerable".

"Los docentes tienen que conseguir más cargos, cursos y horas para poder llegar a fin de mes", advirtió la presidenta de la Federación de Educadores Bonaerenses.

Por su parte, el secretario general de la Unión de Docentes de la Provincia de Buenos Aires (Udocba), Miguel Ángel Díaz, sostuvo hoy que "si el gobierno (bonaerense) no se mueve del 18 por ciento es un capricho" al afirmar que "recursos hay".

"Nos aseguraron que nuestro salario iba a cambiar, mejorar y, sin embargo, estamos peor," evaluó hoy el titular de la Udocba en declaraciones a Radio Splendid.

Por último, el dirigente del gremio alineado con la CGT que los sindicatos van "a luchar para que este panorama cambie" y advirtió que peligra el inicio de clases.