Los gremios docentes que responden a la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera) cumplen hoy la segunda jornada de un paro de 72 horas que se inició ayer y afectó parcialmente el inicio del ciclo lectivo en la provincia de Buenos Aires y en otros distritos del país.

La apertura de una paritaria nacional, el aumento del financiamiento educativo, condiciones "dignas" para enseñar en las escuelas y una suba para los comedores y becas, son los principales puntos de reclamo de los gremios docentes.

En el primer día, según las cifras del gobierno de María Eugenia Vidal, el acatamiento fue del 38%, mientras que para los gremios rondó el 90%. En sintonía se mostró el ministro de Educación nacional, Alejandro Finocchiaro, quien habló de "baja adhesión", en torno al 30%, en todo el país.

El Secretario General de Suteba, Roberto Baradel, manifestó que “hasta las provincias que ya cerraron un acuerdo salarial se sumaron al paro y resaltó: estamos más unidos que nunca, es un orgullo la respuesta de la docencia bonaerense ante el autoritarismo de la Gobernadora”.

“Hoy la mayoría de los docentes no cubren la Canasta Alimentaria. Se están generando circuitos de escuelas pobres para pobres y escuelas ricas para ricos”, advirtió en declaraciones difundidas por Página 12 la secretaria general de la Ctera, Sonia Alesso.