Nuevos tiempos en la provincia de Buenos Aires. Después de la guerra interminable entre la ex gobernadora María Eugenia Vidal y los docentes, el actual mandatario, Axel Kicillof, decidió dar vuelta de página y negociar con una agenda en común. 

Hoy, la conducción del Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB) fue recibida por el gobernador, Axel Kicillof, en lo que será la previa de las paritarias. El encuentro se desarrolló en la Gobernación y estuvo presente la ministra de Educación, Agustina Vila. Por parte de los sindicatos dirán presente: los titulares de Suteba, Roberto Baradel, la FEB, Mirta Petrocini, Udocba, Miguel Díaz, Sadop, María Eugenia Vosilaitis, AMET, José Luís Giongrandi.

Antes de ingresar al edificio gubernamental, el titular de SUTEBA, Roberto Baradel, habló con la prensa: “Son buenas expectativas que nos reciba el gobernador, que escuche el estado de situación de la educación pública y le vamos a plantear las prioridades también”, y detalló: “Las prioridades son: comedores escolares, porque todos los chicos tienen que comer; Infraestructura y escuelas seguras; paritaria salarial; actualización y formación docente; y que se termine con los sumarios de los que generaron persecución en toda la provincia de Buenos Aires”.

Además, reiteró: “Venimos con muy buena predisposición, porque primero, el gobernador actual le hizo un homenaje a Sandra y a Rubén, cosa que la gobernadora saliente jamás se dignó a hacer; segundo que reconoció la lucha y el trabajo de los docentes.”

Además, Kicillof decidió hacer un fuerte gesto simbólico, al recibir a los docentes en la propia gobernación, lo que nunca ocurrió durante el mandato de Vidal. Por el contrario, la macrista eligió a los gremios como uno de sus rivales preferidos. En el medio quedaron miles de chicos bonaerenses. 

Por eso, los dirigentes sindicales festejaron: “Hoy celebramos que acá no haya vallas y candados”.