Con el conflicto docente en uno de los puntos más altos desde que asumió y los médicos que ya hicieron cinco paros este año, los judiciales que paralizarán los juzgados. Marzo amenaza con convertirse en el mes más difícil para la gestión de María Eugenia Vidal.

Mientras el conflicto docente escala, los médicos no cesan en sus reclamos y ya paralizaron cinco veces en dos meses los hospitales públicos, a María Eugenia Vidal le surge otro foco de protesta sindical: los judiciales.

En medio del descontento generalizado de los gremios con la gestión de Cambiemos, los trabajadores nucleados en la Asociación Judicial bonaerense (AJB) realizarán el próximo lunes un paro de actividades en rechazo a la propuesta salarial de un incremento del 18 por ciento en cuotas, ofrecido por el gobierno provincial a algunos sectores estatales y adherirá a la movilización del próximo martes de las centrales sindicales.

Según detalló una fuente gremial, si bien el sector aún no fue convocado a discutir la pauta salarial de este año, el paro se concretará en rechazo a la propuesta de un aumento salarial para todo 2017 de 18 por ciento en cuatro tramos y con una cláusula gatillo ajustable a la inflación.

Los judiciales también se plegarán a la movilización que el martes 7 realizarán en la Ciudad de Buenos Aires la CGT, la CTA Autónoma y la CTA de los Trabajadores.

El gremio se sumará así a la consigna de "rechazo a la imposición de techos en las negociaciones paritarias y la defensa de los puestos de trabajo”, entre otras demandas.