"El tarifazo es necesario para que las empresas inviertan en el servicio". Ese fue el argumento del gobierno de María Eugenia Vidal para justificar el tarifazo del 3000% en el servicio eléctrico de la provincia de Buenos Aires. El destinatario: el Grupo DESA, del empresario Rogelio Pagano, muy cercano a Vidal y Mauricio Macri. 

La historia, en cambio, es conocida: el tarifazo llegó pero no las inversiones. El servicio siguió siendo de calidad pésima con cortes reiterados. Ahora, el gobierno de Axel Kicillof decidió multar a EDELAP, una de las empresas del Grupo DESA, que brinda el servicio en La Plata. 

El organismo de Control de Energía Eléctrica de la provincia de Buenos Aires hizo lugar a varios reclamos de usuarios por la mala calidad del servicio técnico brindado por la distribuidora eléctrica de la ciudad de La Plata, EDELAP SA. En la mayoría de los casos, el reclamo de los particulares se vincula a baja de tensión reiterada y cortes en el suministro de energía eléctrica. 

Las resoluciones publicadas hoy en el Boletín Oficial de la provincia de Buenos Aires dan cuenta de 19 multas, cada una de ellas de medio millón de pesos ($525.353,76), en concepto de incumplimiento al Deber de Información para con el Organismo de Control sobre cada uno de los reclamos cursados. 

La suma total de las multas alcanza los 9.981.707 pesos, teniendo la empresa distribuidora de energía la obligación de abonarlos en 10 días, a través del Banco de la Provincia de Buenos Aires, reseñó AGENCIA PACO URONDO.