Según informó la Defensoría del Pueblo bonaerense, a cargo de Guido Lorenzino, el aumento de las tarifas y la ausencia de obras para mejorar los servicios públicos figuran como los principales reclamos que recibió el organismo durante el año pasado.

Los números son elocuentes. De los 123.243 reclamos que llegaron a la Defensoría, un 30% corresponden a los servicios públicos, tanto por el aumento de las tarifas de luz, gas y agua y por la mala calidad y la falta de obras para mejorar las prestaciones.

Acorde a las estadísticas del organismo, el servició eléctrico estuvo a la cabeza de las quejas de los usuarios, con un 60% del total de reclamos, seguido por el gas 19,6% y el agua 14,5%.

“La distribución de los reclamos refleja la crisis que atraviesan los bonaerenses y cuáles son los temas que más los afectan” sostuvo Guido Lorenzino. Y puntualizó: “nos sirve a nosotros para conocer de primera mano las principales demandas de los ciudadanos, y le tendría que servir también a las autoridades para buscar las soluciones a los problemas más prioritarios de la gente”.

Detrás de los servicios públicos, las problemáticas que más preocupan a los bonaerenses tienen que ver con el sistema de salud pública con el 18%, denuncias sobre asuntos viales 9%, consumidores 5%, impuestos 5%, vivienda 4% e infraestructura 3%, entre otros.