El jefe de gobierno porteño y precandidato presidencial por el PRO, Mauricio Macri, presentó en la Legislatura bonaerense a su nuevo bloque de diputados y senadores que pasarán a denominarse 'Juntos por Buenos Aires". Lo hizo junto a su candidata para ese esquivo terreno que es la provincia de Buenos Aires, la actual vicejefa de gobierno porteño, María Eugenia Vidal.

Aprovechó, claro está, para apuntalarse en su propia campaña nacional a Presidente, en la que es la provincia más decisiva para ocupar el ansiado sillón de Rivadavia.

En su discurso no faltaron todos los lugares comunes a su espacio político: formar equipos, no mirar el pasado sino el futuro, y sobre todo servir a la gente con soluciones concretas y no discursos.

“Basta de mirar por el espejo retrovisor. Ni los '90, ni los 2000 ni los '70, el futuro es lo que nos tiene que convocar”, sostuvo el candidato, y agregó: "no hay ideología más importante que acercar el gobierno a la gente, que poner el Estado al servicio de la gente y no al lado de los intereses de la política".

También, contrariando la visión de que daría marcha atrás con todo lo construido por el kirchnerismo, prometió que de ocupar la presidencia, "nada de lo que tenemos hoy lo vamos a perder". Visión que él mismo forjó en dichos anteriores y a los que aportó confusión con otros contradictorios (como oponerse a las estatizaciones pero que las mantendría).

De hecho, también en esta ocasión dejó lugar a la ambivalencia con respecto a los planes sociales, cuando aclaró: "Que quede claro que la gente que tiene un subsidio, el Estado va a estar, pero también quiero que sepan que nuestro compromiso es darles una oportunidad, lograr que aquellos que tiene un plan se les abra una puerta para que vuelvan a ser parte de una Argentina que progresa y no que queden eternamente sujetos a un subsidio".

Con respecto a las nuevas bancadas, estarán integradas por los diputados Héctor Gay, Santiago Nardelli y Orlando Yans, proveniente del massismo, y los senadores Roberto Costa y Nidia Moirano. No obstante el acuerdo arribado con la UCR con vistas a las próximas elecciones generales, los bloques del radicalismo y del PRO de ambas Cámaras continuarán manteniendo sus identidades.