Dirigentes de 15 nucleamientos presentaron la iniciativa en el Hotel Bauen de la Ciudad de Buenos Aires realizando además una crítica a la izquierda trotskista por haber convocado a votar en blanco en el balotaje del 22 de noviembre.

Al respecto, el referente de Patria Grande Itai Hagman, partido que en los últimos comicios hizo su debut en la provincia, con buenas performance en La Plata y otras ciudades, estimó que una victoria de Cambiemos "sería un retroceso enorme" y, aunque marcó los puntos de disidencia que lo separan de Daniel Scioli, pidió "evitar que Macri sea presidente por el costo que eso va a tener para la población".

"Argentina pasará de ser uno de los países que rechazó el ALCA a ser uno de los puntales de los acuerdos de libre comercio. Eso es a lo que queremos decir que no. A partir del 23 seguiremos discutiendo nuestras diferencias, pero evitemos que Macri sea presidente", añadió.

Hagman no ahorró críticas para describir la posición de la izquierda trotskista: "Me parece un error, puedo entender que no se sientan representados por ninguno de los dos, a mí me pasa, pero hacer campaña por el voto en blanco me parece una actitud infantil. Pretenden un purismo ideológico, que los deja al margen de lo que la sociedad está discutiendo, y eso es Macri o Scioli".

Por su parte, el legislador porteño y referente de Seamos Libres, Pablo Ferreyra, recordó que a 10 años del no al ALCA "la izquierda popular se hace presente para decir que no da lo mismo la campaña irresponsable que está llevando adelante la izquierda argentina, que luego de conseguir 800 mil votos, está llamando al voto en blanco no entendiendo la consecuencia de pensar que Macri y Scioli piensan lo mismo".

"Desde Seamos Libres estamos apoyando al candidato del Frente para la Victoria, pero este espacio va a plantear que nuestro límite es Macri. Como legislador lo conozco muy bien, un Jefe de Gobierno que miente cuando dice que la Ciudad de Buenos Aires ha cambiado, porque los derechos básicos son vulnerados constantemente".

Por último, la dirigente del Partido Comunista Zaira Chmaruk, explicó que esa fuerza hizo campaña con el FpV pero "viendo el resultado, pareció importante articular con un espacio de la izquierda que había tenido diferentes posiciones, pero a los que no les da lo mismo".

"Si gana Scioli vamos a tener que estar movilizados, pero en esta elección llamamos a que no gane el neoliberalismo", concluyó.