La estrategia de Maria Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires fue la de imponer a sus candidatos y filtrar a los de la UCR. Los radicales no van al Senado, están quintos en Diputados y en las secciones sus dirigentes tampoco estarían conformes con los cierres.

La decisión electoral de la gobernadora a provocado el descontento de los radicales no sólo por el cierre de los cargos nacionales sino, también, por el reparto en la Legislatura bonaerense y en algunos distritos. Ernesto Sanz dígito los 3 radicales de la lista de diputados nacionales y Daniel Salvador, vice de Vidal, mechó los pocos que habrá en la Legislatura. En los distritos del conurbano, sobre todo en los gobernados por el PRO, los radicales en las listas fueron escasos y cuidadosamente filtrados.

Según el sitio La politica Online, Ernesto Sanz dejó caer a Facundo Manes como precandidato a las PASO, y lo reemplazó por Fabio Quetglas, columnista de radio Mitre, donde también trabaja el economista Martin Tetaz, que estaba interesado en llegar al Congreso. Quetglas ocupará el quinto lugar y antes habrá dos diputados de Elisa Carrió: Héctor "Toty" Flores en el 2 lugar y Marcela Campagnoli en el 4. La encabezará Graciela Ocaña y el tercero será Guillermo Montenegro.

De esta manera, el esquema que Maria Eugenia Vidal y Cambiemos generaron de cara a las PASO, no conforma a ningún radical. Sobre todo porque el interior bonaerense donde hay muchos intendentes del radicalismo y entre los legisladores parece que habrá pocos referentes de la UCR.