Hace una semana, se presentó una nueva denuncia por abuso sexual contra el presidente de la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires, Manuel Mosca, del oficialista PRO.

Otra mujer, que ejerce un cargo político dentro del oficialismo de una localidad del interior de la provincia de Buenos Aires fue la encargada de realzar la nueva denuncia, informó este miércoles Perfil.

De esta manera, siguió el camino de la primera denunciante y dejó todo asentado ante la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Allí relató acosos que habría sufrido años atrás y no se habría tratado de un único momento.

La segunda denuncia se da en medio de un total hermetismo por parte del PRO, a diferencia de lo que sucedió con el primer caso. De esta manera, son dos las denunciantes dentro del partido que apuntan hacia Mosca en la Justicia.

No se descarta que aparezcan nuevos testimonios. El caso anterior fue denunciado el sábado 27 de abril. El lunes 29 fue el propio Mosca quien se acercó a la fiscalía de Álvaro Garganta y presentó una denuncia por "extorsión". Allí, Garganta ya habría pedido a la Procuración General de la Provincia de Buenos Aires la denuncia de esa primera mujer para contrastar información que haya presentado el legislador.

Además el juez Félix Igarzábal del Juzgado Civil N° 8 determinó que el legislador -armador territorial del PRO y esposo de la senadora nacional Gladys González- no puede acercarse ni tener contacto alguno con la denunciante. El juzgado es de CABA, ya que la mujer vive en esa ciudad. En paralelo, la denuncia se trasladó al fuero penal de la ciudad de Mar del Plata, jurisdicción donde sucedieron los supuestos abusos años atrás.

La denuncia de esta segunda dirigente del PRO llegó 48 horas antes de que la Cámara aprobara el pedido de licencia por 60 días que presentó Mosca el 29 de abril. En su lugar asumió la vice, Marisol Merquel, y Carlos “Cuto” Moreno quedó a cargo de la vicepresidencia.