El escándalo no tiene fin: el intendente macrista de Mar del Plata, el polémico Carlos Arroyo, también figura aportando 50 mil pesos a la campaña de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires. “No aporté ningún centavo a nadie”, describió. 

Así lo aseguró el portal La Capital, de la ciudad valneraria. “Ignoro el origen de esa lista, yo he trabajado durante años en política y, sinceramente, debo haber gastado mucho, de a poco, pero no en esta campaña. Yo no aporté a nadie nada. En definitiva, es así. No sé quién hizo esa lista ni por qué”, dijo Arroyo. 

“En una campaña política, uno se mueve de un lado a otro y tiene que cargar combustible en el auto para ir a hablar a algún lado, o compra un afiche y lo tiene que pagar. Es decir, lleva mucho tiempo, yo hice 20 años política. Ahora, en esta campaña yo no aporté un centavo a nadie. Nada más pagué los alquileres que tenía, pero ese es un tema normal, como pagar la luz", siguió el jefe comunal. 

Según pudo comprobar una investigación periódistica, el 25% de los aportantes de la campaña de 2017 son truchos. En 2015, ocurrió una situación similar. Ahora, será la justicia la que tenga la última palabra. Las miradas apuntan a María Eugenia Vidal, principal dirigente macrista de Buenos Aires y jefa del PRO bonaerense.