Tras la fracasada reunión entre el Sindicato de Guardavidas, representado por el dirigente Néstor Nardone, e integrantes de la Cámara de Balnearios (Cebra) realizada este jueves a horas de la noche, el gremio dispuso decretar un paro de actividades por tiempo indeterminado con movilización para el sábado que viene.

“Los empresarios se negaron a darnos un aumento del 40% que nosotros pedimos a partir de los índices de inflación y por ello decimos realizar un pero por tiempo indeterminado con movilización. La medida arrancará el sábado”, señaló Nardone.

“Ellos aducen que no le dan los costos porque el precio de la carpa subió entre un 30% y un 35% en algunos casos y no pueden asumir el costo de incrementar un 40% del salario. Nos parece una aberración, porque los afiliados no consumen carpa sino alimentos, alquileres, tarifas, obras sociales, que licuan el precio de los trabajadores”, concluyó Nardone.

Por su parte, Esteban Ramos, presidente de la Cebra, adelantó que solicitarán a las autoridades la conciliación obligatoria. “La paritaria sigue abierta, estamos citados para el martes, y vamos a seguir charlando. El dialogo es nuestra postura”, cerró en diálogo con 0223.