Los municipios bonaerenses de Ensenada y Tigre se sumaron a las comunas de La Matanza, Avellaneda, Saladillo y Bahía Blanca que rechazan la intención de María Eugenia Vidal, de convocar a voluntarios, en el marco de las medidas de fuerza de los trabajadores de la educación. Los intendentes del PRO también empiezan a revelarse.

Un municipio ultrakirchenista, dos peronistas, uno del PRO y una comuna del Frente Renovador coincidieron hoy en rechazar la convocatoria de voluntarios y no autorizan su entrada a las escuelas públicas.

Esta situación se presenta a pesar de que la mandataria bonaerense reafirmó hoy que la convocatoria no es para que reemplacen a los docentes sino para que brinden ayuda escolar en comedores y centros comunitarios

Los Consejos Escolares de Ensenada, Tigre, La Matanza, Avellaneda, Saladillo y Bahía Blanca, coincidieron en una circular que advierte a todos los colegios públicos del distrito que estos organismos "no autorizan la entrada de personal que no haya sido nombrado según las reglamentaciones y leyes vigentes".

Asimismo, responsabiliza a las autoridades educativas provinciales por los perjuicios que dicha decisión pueda causar en la comunidad educativa".

"La gobernadora María Eugenia Vidal insiste en que sin los docentes es imposible, que sin ellos en las aulas no se puede garantizar una educación de calidad, cuando por otra parte convoca a voluntarios para que brinden ayuda escolar. El mensaje es contradictorio" manifestó, Teresita Oropeza, integrante del Consejo Escolar de Ensenada.

También aseguró que "lejos de valorizar la concepción de la educación, con esta convocatoria se deslegitimiza el trabajo del maestro en las aulas"

Por su parte, la presidente del Consejo Escolar de Ensenada, Rossana Vellanich, argumentó que "nadie puede ponerse a la altura de un docente si no tiene un título de tal. Tengo 32 años de servicios y esto no pasó nunca. Gente que no tenga conocimiento y venga a dar clases es insólito...".

En tanto, las autoridades del Consejo Escolar de la comuna de Tigre agregaron que "la medida que apunta a reemplazar a los trabajadores de la educación tiene antecedentes"

Al respecto, Adrian Pintos, titular del Consejo Escolar, dijo que "esta controversia ya se presentó en 2016" cuando ante el conflicto salarial de los auxiliares, "la Dirección General de Cultura y Educación habilitó la contratación de empresas privadas para realizar el servicio de limpieza y de cocina en las escuelas públicas".