El intendente de Olavarría, José Eseverri, aclaró que no se postulará para el lugar que hoy ocupa Gabriel Mariotto. Además, dijo que “me siento muy bien gobernando la ciudad”.

Dentro del Frente Renovador, el cálculo generalizado de los dirigentes que tienen un cargo seguro es que es preferible y menos riegoso asegurar la continuidad que apostar en grande.

"No voy a ser candidato a Vicegobernador. Creo que hoy junto a otros intendentes estamos trabajando todos los días para que Sergio Massa se convierta en el presidente de los argentinos", explicitó Eseverri.

recientemente el intendente de San Martín, Gabriel Katopodis, comentó: “Muchachos, hay que municipalizar la elección porque Sergio no levanta", ante a su mesa chica.

Reveló así que, si bien Massa lo promueve como posible compañero de fórmula de Felipe Solá, Darío Giustozzi o Francisco de Narváez, él preferiría ir por un nuevo período en San Martín.

Ni Katopodis ni Eseverri se quieren tirar a la pileta, porque no queda claro si hay agua. Es que Sergio Massa aparece estancado en las encuestas y ya fueron varios los dirigentes que abandonaron el espacio, hacia el canto de sirenas que propone Mauricio Macri o Daniel Scioli.

Ayer se amplió la sangría de dirigentes propios hacia otros espacios. Después del pase del intendente de San Isidro, Gustavo Posse, al PRO, se sumaron otros dirigentes.

El intendente de Coronel pringles, Carlos Oreste, se sumó al flamante sector que lidera el sanisidrense Gustavo Posse, Espacio Abierto, al igual que lo hicieron los diputados provinciales Fernando Pérez y Walter Carusso.

Quien podría seguir ese camino es Mónica López, una de las precandidatas a gobernadora del espacio, y también el intendente de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino, quien no rompe sus lazos subterráneos con Mauricio Macri.

Darío Giustozzi, por su parte, mantiene su precandidatura a gobernador, pero no termina de desactivar los rumores que lo unen a Florencio Randazzo, como posible plan B.