Sergio Massa sentó a su lado a uno de los precandidatos a la gobernación de la Provincia de Buenos Aires, aunque ninguno de

los dos brindaron definiciones sobre el destino de las PASO.

Durante su presentación, Massa reiteró su distancia con los adversarios políticos del oficialismo y el PRO: "No hay que tener

miedo ni a la plata ni al látigo. Volver para atrás sería torpe y no cambiar nada sería absurdo".

Así Massa llamó a "cambiar los programas sociales por empleo" y dijo que "el cambio justo es cambiar inquilinos por propietarios", además de insistir en la "injusticia del impuesto a las ganancias": "Paga menos impuesto un casino que un camionero", remarcó.

Pero fue Giustozzi quien atrajo la atención, al destacar su lugar al lado de Sergio Massa. Es que, en los últimos días fue protagonista de la controversia sobre las PASO, mientras que el lunes mantuvo una reunión con Massa en la que le solicitó poder ser el único candidato a gobernador y que Francisco De Narváez figure en la boleta para el Parlasur.

Todo parece indicar que la tensión interna continuará hasta que Massa tome una decisión o Giustozzi se resigne.

En tanto, el precandidato presidencial viajará mañana por la mañana a la localidad de Los Toldos junto a su competidor en el frente UNA, José Manuel de la Sota, para visitar la casa natal de Eva Duarte de Perón.