Mateo Nicholson, actual Director Provincial de Infraestructura Escolar, mantiene un perfil bajo. Se desempeña desde 2017 bajo las órdenes de Gabriel Sánchez Zinny, titular de la cartera educativa bonaerense.

Como la mayoría de los funcionarios de Cambiemos, Nicholson viene de ser CEO de Consulterra S.A. Cuando asumió como integrante del gobierno de María Eugenia Vidal, colocó a sus familiares más cercanos en el directorio de la empresa.           

Quizás por su procedencia como CEO de una empresa privada, su gestión está atravesada por turbios negociados en las adjudicaciones de obras en escuelas públicas, con beneficios directos a empresarios cercanos a Cambiemos.

El Director Provincial de Infraestructura Escolar, Mateo Nicholson (derecha)
El Director Provincial de Infraestructura Escolar, Mateo Nicholson (derecha)

En esa trama de vínculos, una de las principales empresas que se vieron beneficiadas por la Dirección de Infraestructura Escolar fue la constructora SES S. A, en la cual la familia de Nicolás Caputo controla el 50% de la masa societaria y un familiar directo del “hermano del alma” de Mauricio Macri, Jorge Antonio Caputo, forma parte de su directorio.  

Con la idea de replicar las ganancias que supo explotar en Capital Federal y en Nación, una de las constructoras bajo la órbita del hermano del Ministro de Finanzas, Luis Caputo, comenzó a tejer en la provincia que gobierna María Eugenia Vidal una red de negociados multimillonarios por intermedio de la obra pública.

Mateo Nicholson, el funcionario de Vidal que beneficia a empresas de “Nicky” Caputo

(Vidal con Nicolás Caputo en la Cena Anual de "La Noche de Consciencia 2018", Hotel Sheraton)

Acorde a la información oficial que obtuvo Primerenado, la constructora SES se adjudicó en lo que va del 2018 más de doce obras repartidas en los distritos bonaerenses de Morón, Merlo, La Matanza e Ituzaingó.

Si se suman los montos de cada obra adjudicada al grupo económico manejado por Nicolás Caputo, la cifra total de los contratos asciende a más de 13 millones de pesos. Un jugoso número para una constructora cercana a Cambiemos que recién da sus primeros pasos en la obra pública bonaerense, luego de décadas con ganancias exorbitantes al lado de su amigo incondicional, compañero desde la infancia en el Cardenal Newman y   cofundador de Mirgor S. A, Mauricio Macri, primero, en su gestión en la Capital Federal y luego en la Casa Rosada.

Más obras para empresas amigas 

Los beneficios a empresarios cercanos a Cambiemos no terminan acá. Una investigación del portal “El Disenso” reveló el mes pasado los vínculos de los dueños de la constructora Insersan S.A, ganadora de diferentes licitaciones en establecimientos educativos, con la actual administración bonaerense.

Según los cambios societarios publicados en el boletín oficial de julio de 2017, el nuevo presidente de Insersan S.A es el contador Jorge Gustavo Arce, ex jefe de la División de Fiscalización de la AFIP, actualmente investigado por el organismo. Como Director Suplente, asumió Tulio Ernesto Perdriel, quien fue despedido en 2012 de su cargo en la Dirección de Educación por construirle una casa a un delegado de UPCN con materiales de la Dirección General de Cultura y Educación.

Con la asunción del gobierno de Vidal, Perdriel supo acomodarse en la nueva estructura como “colaborador” del contador Sergio Buscemi, ex director de la Unidad Ejecutora Provincial (UEP), cerrada el 29 de diciembre de 2017 por orden de la gobernadora, y actual asesor del CEAMSE.

Como parte del “staff” de Cambiemos, el subdirector de Insersan obtuvo el otorgamiento de obras multimillonarias a favor de su constructora. Una de ellas fue en la Escuela Especial N° 512 de Mar del Plata, donde las autoridades educativas no guardan un buen recuerdo del paso de esta constructora por su establecimiento.

Tras 18 meses de demora en las refacciones a su cargo, Insersan entregó el edificio en febrero de este año. El trabajo mal hecho duró solamente un mes. Luego de las lluvias, el cielo raso se cayó a pedazos y el edificio quedó bajo agua. De principios de marzo a abril, las clases se suspendieron.

A pesar de su inoperancia, el Director de Infraestructura Escolar, Mateo Nicholson, no suspendió los contratos con la constructora. Según datos que se desprenden de la misma investigación periodística, Insersan S.A tiene adjudicadas 2 obras en Pilar, una por 5.081.220,16 y otra por 5.924.423,79 en los jardines de infantes 938 y 942, aunque no se constató avance alguno en ninguna de las dos.

A principios este año, la gestión de Mateo Nicholson, que siempre mantuvo un perfil bajo, se vio envuelta en un episodio de suma gravedad que, como tantos otros temas que involucran al gobierno de Vidal, contaron con la complicidad del blindaje mediático.

Corría el mes de marzo cuando se conoció que miles de libros que debían ser utilizados con fines pedagógicos se amontonaban, desde hacía dos años, en los depósitos de la Dirección Provincial de Infraestructura Escolar (DPIE), ubicados en calle 4 y 63 de La Plata.

Al hacerse público el estado de abandono del material destinado al Programa Fines, la respuesta del funcionario de Vidal fue ordenar el cierre de dicho depósito y esconder los libros que aún siguen pudriéndose en alguna otra dependencia estatal. Por esta razón, en el universo educativo Nicholson es conocido como el “secuestrador” de libros.