"De lo que sucedió anteanoche con la gente que salió a correr vamos a ver las consecuencias en 20 días. La Ciudad de Buenos Aires no tomó una decisión acertada, fue desacertada, por más que algunos medios lo quieran justificar. Las decisiones tomada en la Ciudad de Buenos Aires repercuten directamente en el conurbano", sentenció Mayra Mendoza, intendenta de Quilmes.

En el Gran Buenos Aires hay mucha preocupación por la situación de descontrol que se vive en Capital Federal cada noche, cuando miles de personas salen a correr sin respetar ninguna norma de distanciamiento social.  

Además, la intendenta se refirió a la situación en Villa Azul. "En Villa Azul no se levantó la cuarentena, se habilitaron las salidas de los trabajadores esenciales que no son pacientes. Si mañana vuelven a jugar al fútbol, si hay un nuevo brote, tendremos que tomar otras medidas", explicó.

Y siguió: "(Villa Azul) Es uno de los lugares más injustos del país. Del lado de Avellaneda hay una casa por familia, un centro comunitario. Del lado de Quilmes tenés familias que viven hacinadas hace 50 años", definió.

"Me pareció injusto que se hablara de gueto de pobres, nadie me llamó para preguntar qué hicimos, nosotros no hacemos diferencia", declaró.