La intendenta de Quilmes y dirigente de La Cámpora, Mayra Mendoza, encabezó ayer el acto de apertura del 139º período de sesiones ordinarias del Honorable Concejo Deliberante local, que se desarrolló en el Teatro Municipal. “Sabemos que se vienen tiempos en los que vamos a volver a sentirnos orgullosos de ser quilmeños y quilmeñas. Nuestra prioridad es empezar por resolver las necesidades más urgentes. Pero vamos a llegar a todos los rincones de nuestra ciudad”, describió. 

“En Quilmes, nos encontramos con un sistema de salud municipal, que era una cáscara vacía, no garantizaba la atención y mucho menos podía enfrentar la pandemia. No contábamos con las camas necesarias ni con el espacio para instalarlas, y tampoco teníamos los insumos para tratar a quienes lo necesitaran", describió sobre la herencia recibida del macrista Martiniano Molina. 

“Gracias al trabajo mancomunado entre Nación, Provincia y Municipio logramos duplicar la capacidad hospitalaria en nuestro distrito”, insistió. 

A pesar del contexto de la pandemia, Mendoza reconoció logros de su gestión vinculados a la obra pública: “Estamos llevando adelante más de 200 obras que representan una enorme inversión. De este total, ya finalizamos más de 70, estamos ejecutando más de 60 y tenemos proyectadas o en proceso administrativo más de 70 obras que comenzarán en los próximos meses”.

Por último, se entusiasmó:  “La inclusión, para nosotras, no es otra cosa que un modelo de país en el que los números cierren con la gente adentro. Nuestra responsabilidad histórica nos obliga a trabajar sin descanso. Porque no somos indiferentes ante el sufrimiento de las familias. Porque somos un municipio solidario y con sensibilidad social. Porque somos peronistas, porque somos kirchneristas y jamás le daremos la espalda a quienes más lo necesitan. Porque tenemos la voluntad política y el amor por el otro”.