A la par de que los datos epidemiológicos muestran que los casos de Covid-19 descienden en los distritos del Conurbano bonaerense, se viene registrando en las últimas cinco semanas una tendencia de aumento de casos en el Interior de la Provincia.

Para el viceministro de Salud, Nicolás Kreplak, el “epicentro” de los nuevos casos en el interior se concentra actualmente en “Azul, Tandil y Olavarría”. Los tres municipios son gobernados por Juntos por el Cambio y protagonizaron cruces con el gobierno bonaerense por las medidas restrictivas de la cuarentena.

De hecho, el intendente radical de Tandil, Miguel Lunghi, abandonó hace un mes las normas implementadas por la Provincia y avanzó en su propio sistema de fases de aislamiento social. El resultado fue un brote de casos con más de 2 mil personas contagiadas de coronavirus.

En diálogo con FM FutuRock, el viceministro se refirió también a la próxima temporada de verano y aseguró que se intentará "no internar en los lugares turísticos", al tiempo que remarcó que "la gente que dé positivo y esté en condiciones, deberá volver a su casa".

También anunció que se está preparando la logística "para la vacunación masiva" y detalló que se está "empezando a capacitar vacunadores para la aplicación en cuanto esté".

Aun así, desde el ministerio de Salud bonaerense creen que el descenso de casos en el Conurbano es un alivio importante. Para Kreplak eso se debe más que nada porque "hay un 30% menos de la población circulando debido a que no hay clases presenciales, a que los trabajadores con hijos a cargo y los adultos mayores están en sus casas".

Acorde al informe presentado esta mañana por el Ministro de Salud Daniel Gollán, existe un descenso paulatino y sostenido de la cantidad de casos en el conjunto provincial, con un promedio diario que la semana pasada se ubicó en 4.153 contagios (cuando en la última semana de agosto se había alcanzado un máximo de 5.845).

La caída es más marcada en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), donde el promedio diario de la semana pasada fue de 2.628 casos (frente a los 5.334 registrados en la última semana de agosto).

En lo referido al nivel de ocupación de camas, el ministro señaló que en las unidades de terapia intensiva de adultos en el AMBA llega al 57,6% (con 866 pacientes de COVID-19 internados, sobre un total de 3.035 camas) y en el interior al 44% (con 316 pacientes de COVID-19 internados, sobre un total de 1.262 camas).