Mauricio Macri avaló que el vicepresidente primero de la Legislatura porteña, Cristian Ritondo, se sume a la campaña de María Eugenia Vidal en busca de que la candidata del PRO despegue en los sondeos. No es fácil. Es que las mediciones de los últimos meses marcan una oscilación en la intención de voto que va del 14 a 17%, con una baja proyección de crecimiento.

El funcionario porteño, uno más en la extensa lista de enviados, por el PRO de Mauricio Macri, desde el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires al territorio provincial, trabajará para el fortalecimiento de la imagen de la candidata bonaerense en la Segunda (Norte provincial) y Tercera Sección (Sur del conurbano bonaerense).

El gesto puede leerse como indicio de las dificultades que atraviesa la campaña del PRO en el distrito que define de manera contundente el curso electoral nacional.

Cristian Ritondo es responsable de gran parte del éxito de la gestión en la ciudad de Buenos Aires. Pero no por hacer bicisendas. Su lugar es el de un articulador de las relaciones con dirigentes, referentes de base e intendentes del peronismo de la ciudad y de la Provincia de Buenos Aires.

Es por eso que el vicepresidente primero de la Legislatura porteña comenzó a trabajar en sintonía con la vicejefa porteña y con su armador en el Conurbano, el legislador porteño Federico Salvai.

Las secciones sobre las que se desempeñará Ritondo constituyen territorios adversos para cualquier fuerza política que no haya constituido relaciones que sostengan los armados de poder de los barones del conurbano.

En ese contexto el espacio debe comenzar a definir estrategias y fórmulas definitivas para pelear por la gobernación provincial.

Desde la Jefatura de la Ciudad aseguran que el binomio que disputará la gestión bonaerense tiene que ser, por orden expresa de Durán Barba, de pureza PRO. Es decir que el partido no negociaría espacios con la Coalición Cívica y la UCR.

Uno de los nombres que cobró fuerza para acompañar a Vidal, es el del periodista deportivo Fernando Niembro.

Mientras tanto María Eugenia Vidal recorre la Provincia de Buenos Aires con la certeza que el principal obstáculo es "el prejuicio que hay con el PRO frente al futuro, por eso nosotros les decimos que confíen que no les vamos a sacar los beneficios que le dio el Gobierno¨, aseguró a Infobae la candidata macrista.

Sin embargo, el talón de aquiles del PRO sigue siendo la carencia de una fuerte estructura en la provincia que obliga a sus candidatos a apostar a la figura personal para crecer.