El titular de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (FeSiMuBo), Rubén 'Cholo' García, pidió a los intendentes de la provincia que efectúen "un verdadero sinceramiento salarial" y puso como piso "el lineamiento establecido por el Gobierno de la Provincia para los docentes.

Es la medida que llevó el salario inicial de un maestro de grado a 7.000 pesos a partir de marzo y 7.300 pesos en agosto".

Es que los salarios de los trabajadores municipales se encuentran entre los más bajos de la escala laboral general.

En ese sentido García responsabilizó a los jefes comunales puesto que "los aumentos otorgados por los intendentes generalmente suelen estar, salvo raras y contadas excepciones, por debajo de la evolución real de precios".

El líder de los municipales señaló que “es imperioso que los ingresos de los trabajadores municipales de los 135 municipios de la provincia, alcancen el umbral establecido por el INDEC para dejar de ser pobres, y en algunos distritos, indigentes".

Además, detalló que "los salarios del sector no alcanzan a superar los umbrales de la Canasta Básica Alimentaria (CBA), y mucho menos la Canasta Básica Total (CBT) que consideran a un hogar como pobre".

Claro, es que el salario de los municipales estuvo hasta el año pasado regido por la Ley 11.757, del menemismo, que impedía las negociaciones paritarias del sector, mientras los demás sectores laborales accedían a discutir montos y condiciones laborales con sus empleadores a partir de 2003.

Los años de retraso en las negociaciones son más de 10 y ello se nota en la actualidad en la precariedad de sus montos y en sus condiciones de trabajo.

Por ello García celebró el inicio de paritarias para este año, a la vez que exigió: "Los intendentes tienen que hacer el esfuerzo ideológico para cambiar la fisonomía y consideración que tienen para con los hombres y mujeres que laboran en los municipios: no son sus empleados, son trabajadores de toda la comunidad; y el pago que efectúan no deben considerarlos como subsidios, deben ser y parecer salarios", aseveró el secretario General de la FeSiMuBo.

A mediados de año será puesta en vigencia, finalmente, la Ley de Relaciones Laborales y Negociación Colectiva en las 135 comunas de la provincia de Buenos Aires.

Esto obligará a negociar en paritaria a la patronal con los trabajadores, las nuevas condiciones laborales y salariales del sector, lo que avizora una negociación reñida.