Tras luchar varios años dentro de la Red de Docentes por la Vida, falleció Ana Zabaloy, una maestra y psicopedagoga rural, que luchaba en contra de la fumigación de agroquímicos cerca de las escuelas.Falleció de cáncer, el sábado pasado. Era quien había denunciado cómo se deterioraba la salud de sus alumnos por el glifosato.

En uno de los varios documentales en los que Zabaloy participó dando muestra del mal que producen los agrotóxicos en la salud humana, denunció el daño que le provocaban la fumigación a las personas, en zonas rurales. “Me pasó de llegar con cosas cargadas a las clases y encontrarme con máquinas fumigando, sin poder detenerlas”, relató.

“Aspiré lo que se estaba fumigando, volví con la cara paralizada y después de ese acontecimiento los chicos y sus familias empezaron a hablar de cómo fumigan en sus casas”, siguió contando.

“He visto llegar alumnos de Paraguay, gorditos, rozagantes y, después de cuatro años, ver cómo se les iba deteriorando la salud. Siempre digo que las docentes rurales somos testigos directo del costo humano de este sistema basado en transgénicos y venenos“, acusó.

“En los pueblos chicos, las sociedades reaccionan con indiferencia o con rechazo, por eso de que la gente aquí vive del campo. Me han pedido que no hable en inauguraciones de actos escolares de las fumigaciones, eso es increíble, los que están en riesgo son los chicos”.

Por su parte, Paco Durañona, intendente de San Antonio de Areco, destacó “Ana Zabaloy fue Directora de una Escuela Rural en San Antonio De Areco, llevó adelante la lucha contra las fumigaciones aéreas”.

Además, el jefe comunal apuntó contra el gobierno de María Eugenia Vidal y Mauricio Macri, al tiempo que celebró la prohibición del glifosato en el distrito promulgada en 2016. “Luego de años de rechazo de Cambiemos utilizando su mayoría, en 2016 aprobamos la Ordenanza prohibiendo la fumigación aérea en todo el Partido. QEPD”, remató Durañona.