El Banco Provincia no dio el visto bueno al intento del gobierno de María Eugenia Vidal que buscaba “reperfilar” el vencimiento de un bono superior a los 4 mil millones que tiene en su poder. 

A pesar de la mayoría automática del vidalismo en el directorio del banco, la subgerencia de Finanzas y de la suberencia de Legales fueron en sentido opuesto, dejando sin efecto el plan de la gobernadora de "reperfilar" un monto total de  4.259.606.000 pesos.

Dos semanas atras, con la firma de la gobernadora bonaerense saliente, y el ministro de Economía, Damián Bonari, llegó una carta formal a las autoridades del banco para proponer el canje de un bono de 4 mil millones de pesos por uno equivalente, pero con un año más de plazo.

“Esta Provincia requiere a este Banco el canje de bonos de vuestra tenencia, por un nuevo bono”, se lee en el documento dirigido al presidente del BAPRO, Juan Curutchet, enviado hace 2 semanas atras. Además, el documento detalla que el pedido se ampara en la “volatilidad financiera que impide el acceso de la Provincia al mercado de deuda”.

En consecuencia, al Ejecutivo bonaerense sólo le queda la vía del decreto o de una ley para forzar el canje del bono que tiene el BAPRO. Optar por la primera posibilidad demandaría un fuerte costo político, mientras la segunda necesita sí o sí el aval de la oposición.