La gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, brindó una entrevista al medio Infobae en el que habló de muchos temas. Se mostró "preocupada" con la grave situación que vive la Argentina, aunque dijo que "no fue mi peor año". 

"La pobreza no es algo que me sorpende. Es doloroso. Cada cifra duele", se excusó. Igualmente, pidió "ver cómo es el número cuando termine la gestión (de Mauricio Macri). Puede bajar", aseguró. 

Vidal no se hizo cargo sobre la responsabilidad del Gobierno por el aumento de la pobreza, que afecta al 34% de los argentinos. "En tres años no hicimos ningún despido masivo en el Gobierno de la Provincia", se atajó. Además, sorprendió al asegurar que "cuidamos el poder adquisitivo de los trabajadores y los jubilados". Según todos los estudios, en 2018 el salario perdió entre 10 y 20 puntos, según el sector. 

Por último, Vidal celebró que el Gobierno de Macri "es una administración que vuelve para atrás si comete errores". Además, afirmó que "no es que no quisimos, no pudimos hacerlo mejor". Intenciones tuvo, pero no pudo.