La diputada bonaerense y precandidata a gobernadora de la Provincia por el Frente Renovador, Mónica López, participó de una producción fotográfica junto a su familia para la revista Caras, al más puro estilo noventista. Se mostró con su esposo, el también diputado y referente de los trabajadores petroleros, Alberto Roberti, y sus hijos.

En la entrevista, López aseguró ser una mujer común, al tiempo que mostraba su exuberante casa y vestuario. "Voy al súper, a la verdulería, cocino y me gusta divertirme. Me gusta el 'Bailando', el chusmerío y el conflicto que se genera. Si yo soy como todos", aseguró.

Al mismo tiempo mostró su enorme vestidor que consta de "tres calles" a las que bautizó Juan Domingo Perón, Eva Perón y Roberti, por su marido sindicalista,, y admitió que tiene un total de 240 pares de zapatos.

La mención al programa de Marcelo Tinelli no fue casual, ya que la precandidata contó además que fue convocada por el conductor para participar este año de su programa Bailando por un sueño, y no descartó el convite.

Todo esto se produce en medio de una caliente interna en su partido, presionada para bajarse de la carrera para suceder a Daniel Scioli. Felipe Solá, quien recientemente desistió de participar de la interna, afirmó que no había lugar para terceros, en referencia a la preferencia del propio Sergio Massa, de que la interna bonaerense se limite a Darío Giustozzi y Francisco De Narváez. La reacción de López no dejó lugar a la sutileza: "Si me bajo, lo hago porque yo considero que tiene que ser así, no porque el pelotudo éste me lo diga", lanzó furiosa la diputada.

Cabe recordar que hasta su salto al Frente Renovador en 2013, López pertenecía al espacio del “Colorado” De Narváez, con quien ahora competiría si se mantiene en carrera y con quien tiene un cruento enfrentamiento.