El titular del PAMI, Carlos Regazzoni, denunció penalmente a su antecesor, el kirchnerista Luciano Di Césare, por supuestos manejos irregulares en los fondos de la obra social de jubilados y pensionados.

La denuncia, según fuentes judiciales, plantea que se debe investigar si Di Césare perpetró tres delitos: "defraudación contra la administración pública", "defraudación por administración fraudulenta", y "negociaciones incompatibles con la función pública".

Los abogados que representan a Regazzoni presentaron la denuncia en la Cámara Federal porteña que recayó por sorteo en el juzgado federal número cuatro, de Ariel Lijo .

Desde noviembre pasado Di Césare ya está procesado por el delito de defraudación a la administración pública por haber comprado letras del Tesoro nacional con plata de los jubilados, de 2008 y 2012.

El juez federal Claudio Bonadio lo procesó al considerar que el funcionario "financió durante cinco años al Estado Nacional a costas de un evidente perjuicio a los beneficiarios de la obra social que son, principalmente, los abuelos jubilados y pensionados que necesitan la prestación".