La legisladora formuló declaraciones en La Plata, hasta donde se acercó para ampliar una denuncia contra el ex gobernador Daniel Scioli que ya le trajo dolores de cabeza por la enfrentó con una porción de su propia alianza.

Allí, elogió a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, al afirmar tener "una relación maravillosa con ella" y al considerar que "ella se hizo cargo con buena fe y un gran corazón para sanar este pueblo".

Pero al ser consultada a cerca de si la acompañaría electoralmente respondió: "será lo que Dios mande, pero seguramente si me toca a mí será para perder".

"Si es para ganar hay muchos candidatos. Yo estoy sólo cuando hay que luchar por una derrota. Pero si todo va muy bien, yo no soy candidata porque no es necesario", finalizó apocalíptica.