La planta de Mabe, ubicada en Haedo, donde la empresa de electrodomésticos fabricaba sus cocinas y lavarropas, dejará de producir para volcarse netamente a la importación de esos productos desde China.

Con esta restructuración, la fábrica quedará con una dotación mínima de personal, con 30 operarios para encargarse de la distribución de la mercadería. Además de los despidos que comenzaron a principios de año por el descenso de la producción, 60 trabajadores firmaron en los últimos días su desvinculación mediante retiros voluntarios.

Mabe es una multinacional mexicana. Llegó al país en 1998. En sus primeros años solamente importaba, hasta que a partir de 2003 fue volcándose a la producción nacional. El argumento de la empresa para su reconversión es la conveniencia de traer los electrodomésticos de afuera.

En mayo de 2015, la empresa invirtió 50 millones de pesos en su planta de Haedo para fabricar una línea completa de lavarropas y secarropas de la marca General Electric. En ese momento, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner había lanzado una serie de medidas para incentivar el consumo interno, como eran el Plan Ahora 12, con financiación en 12 cuotas sin interés y el programa “Renovate” destinado al recambio de heladeras, que incluía un 25% de descuento con el canje del equipo viejo por uno nuevo.

El contexto económico actual es totalmente opuesto al de aquellos años y el caso de Mabe no es aislado en la región. La pérdida de fuentes laborales se suma a las cesantías de metalúrgicos en la planta de “Palomar de Envases del Plata", ubicada también en Morón, conducido por el intendente PRO Ramiro Tagliaferro, ex marido de la gobernadora María Eugenia Vidal.

La semana pasada, esta firma dedicada a la fabricación de envases de aluminio efectivizó 68 despidos, llevando a 270 las cesantías en lo que va del año. Ante esta crisis laboral, producto de un modelo económico de apertura irrestricta de importaciones, resulta llamativo el silencio de las autoridades locales y provinciales que no toman la iniciativa para proteger el desarrollo de la industria nacional.