Impresentables. Tanto Alejandro Biondini, del nacionalismo, como el ex funcionario kirchnerista Guillermo Moreno fueron a la Justicia Electoral bonaerense, comandado por el Juez Alejo Ramos Padilla, para denunciar "fraude". Ninguno de los dos sacó más del 1% de los votos. 

En el escrito de demanda, aseguraron que le "robaron boletas" y "obstaculización permanente la labor de los fiscales de ambos partidos". Suele ser un reclamo típico en fuerzas menores de izquierda. 

Pero los dos candidatos fueron más allá y denunciaron que los resultados difundidos en domingo "son falsos y no se condicen con las verdaderas planillas de escrutinio". Por eso, pidieron "reabrir las urnas bonaerenses para realizar un nuevo recuento de votos". Un papelón más que mancha a dos tigres...