Pablo Casey es el sobrino del poderoso empresario Héctor Magnetto, principal accionista del Grupo Clarín. Casey es abogado y trabaja como gerente de Relaciones Institucionales en el medio que creció exponencialmente desde la última dictadura militar. Desde siempre es un armador de Florencio Randazzo, que ahora confirmó que será candidato. 

Casey tiene 46 años y nació en Chivilcoy, provincia de Buenos Aires. Es hijo de la hermana de Magnetto. Siempre trabajó en empresas ligadas a su tío súperpoderoso. Incluso, algunos lo nombra como el heredero de Magnetto en el Grupo Clarín. 

Desde muy joven es muy amigo de Randazzo, que también es de Chivilcoy. Ahora Casey trabaja en el armado de Randazzo, léase política y economía, ya que también le acerca empresarios que puedan aportar a su construcción. La candidatura del ex ministro K busca construir un espacio peronista en Buenos Aires que le pueda sacar algunos votos al peronismo kirchnerista. De esta manera, ayudar a Juntos por el Cambio en una elección muy complicada para la oposición porque el justicialismo se mantiene unido. 

No es la primera vez que Randazzo juega ese papel. En 2017 también se lanzó junto a un puñado de dirigentes y organizaciones peronistas, entre ellos, el Movimiento Evita. Buscaba sacar de la cancha a su odiada Cristina Fernández de Kirchner. Le fue horrible: sólo sacó el 5% y la mayoría de los dirigentes que lo apoyaban se le fueron entre las PASO y la elección general. 

¿Por qué Randazzo es tan funcional a la estrategia de Clarín? Además de su amistad con Casey se habla del miedo de Randazzo a los "carpetazos" del multimedios. Es decir, que Clarín empiece a sacar "investigaciones periodísticas" contra el ex ministro. No deja de sorprender que nunca Randazzo fue objeto de alguna operación mediática de Clarín. Ahora se entiende por qué.