El ex Ministro de Seguridad bonaerense, Cristina Ritondo, afirmó que le “gustaría” ser el próximo gobernador de la provincia de Buenos Aires. En una entrevista con Página 12, el titular del bloque del PRO en la Cámara de Diputados aseguró: “Trabajo en la provincia, milito en la provincia, y ojalá me toque encabezarla. Si no me toca, acompañaré al mejor candidato”.

Las declaraciones de Ritondo ponen en evidencia las tensiones internas en el espacio opositor de cara a un año electoral. Sucede que dentro de Juntos por el Cambio son varios los anotados para competir en la provincia más poblada del país.

Por un lado, está el Grupo Dorrego, el agrupamiento de intendentes PRO del conurbano bonaerense que tiene su máxima expresión en Jorge Macri, de Vicente López. Este armado busca frenar los planes de Horacio Rodríguez Larreta, que le encomendó a su vicejefe de gobierno, Diego Santilli, el desembarco en territorio bonaerense que acompañe su carrera en la candidatura presidencial.

“Con Santilli comparto 30 años de amistad. Diego ha crecido muchísimo y es un gran candidato en la Ciudad y en la provincia de Buenos Aires. Ha tomado dimensión nacional como segundo de Horacio (Rodríguez Larreta), con el trabajo que hizo en la pandemia y con el que hizo en el Ministerio de Seguridad. El candidato tiene que ser el mejor: el que más quiera la provincia y el que ratifique su liderazgo con los votos”, apuntó.

En las últimas horas, la ex diputada nacional del ARI, Elisa Carrió, también blanqueó sus intenciones de competir electoralmente en la Provincia. “Ouede haber un problema en la provincia de Buenos Aires. ¿Estoy dispuesta a jugar? Sí. ¿Estoy dispuesta a ser gobernadora en dos años si es necesario? Sí. Primero dije no, yo ya no entrego más de mi vida" sostuvo Carrió.

En el plano nacional, Ritondo se inclinó por su María Eugenia Vidal para una postulación a la presidencia de la Nación en desmedro de Horacio Rodríguez Larreta.  “Tiene una construcción de poder con mucha sensibilidad social” sostuvo sobre la ex gobernadora.

Y amplió: “Trabajé cuatro años al lado de ella. Esto no le resta méritos a Horacio, que hoy encabeza las encuestas con la mejor imagen de un dirigente del país. Ni a la metodología de trabajo constante que tiene, ni la amplitud política que tiene”.