El gobierno provincial ofreció un incremento en tres tramos a los médicos, pero lo rechazaron por considerarlo insuficiente.

El 25 de febrero y el 2 de marzo habrá paro en todos los hospitales bonaerenses en el marco del plan de lucha. Exigen una suba salarial del 40%.

Las negociaciones del Ejecutivo con los gremios bonaerenses en el marco de las paritarias 2015 vienen siendo muy rispidas,  por lo distante de las pretensiones que ambas partes tienen para iniciar el proceso de negociación.

Los funcionarios provinciales parecen no estar dispuestos a cruzar la barrera del 30%. Sucedió con los docentes provinciales el miércoles, en la mesa de negociación, y ayer jueves también con los profesionales de la salud.

Ayer miércoles, los docentes rechazaron una suba salarial del 28 por ciento en dos tramos y este jueves los médicos tampoco aceptaron el incremento ofrecido.

En la reunión con los médicos se propuso un aumento del 28 por ciento en tres tramos.

Pero existe otra disputa con los médicos que diferencia su negociación respecto de la  de los docentes: No se ponen de acuerdo con los funcionarios provinciales respecto al 8% de aumento dado en el mes de enero de 2015.

Los gremios de la salud dicen que esa suba corresponde a la paritaria del 2014. Pero la Provincia quiere complementarla a la negociación paritaria de este 2015.

Es por ello que Guillermo Pacagnini, Secretario General de CICOP aclaró que "en realidad el aumento es del 20 por ciento, porque nosotros firmamos que el 8 por ciento otorgado en enero y febrero era compensatorio por la pérdida del poder adquisitivo del salario del año pasado".

"Ellos (las autoridades del gobierno) tienen una inflación proyectada del 25 por ciento, eso claramente, no condice con lo que vivimos día a día", explicó Pacagnini.

Para los días próximos, los médicos tienen previsto hacer dos paros: uno el miércoles 25 de febrero y el otro el lunes 2 de marzo, aunque aseguraron que de haber una oferta superadora de aumento por parte del Poder Ejecutivo, la huelga de marzo quedaría sin efecto.