La Federación de Educadores Bonaerenses, que encabeza Mirta Petrocini, rechazó, ayer, la nueva propuesta del gobierno provincial. El resultado es una nueva medida de fuerza de tres días, a partir del lunes próximo.

“Esperábamos que esta reunión sirviera para avanzar en la negociación, pero solamente nos convocaron para ratificar la posición oficial de no reabrir la negociación y la vigencia de la conciliación obligatoria”, indicó la titular de la FEB, Mirta Petrocini.

Al salir de la reunión, indicó: "Volvemos al Consejo Directivo y definiremos. Hay una clara sensación de disconformidad".

Petrocini se declaró con impotencia porque, dijo, “Es evidente que, lejos de querer solucionar el conflicto, el Gobierno no pretende más que hacer volver a los docentes a las escuelas, ya que no hubo indicios de que la negociación pudiera progresar”, y agregó que “esta situación no se destraba con intimidaciones o imposiciones unilaterales”.

Cabe recordar que la gremialista denunció días atrás intimidaciones a los docentes provinciales que adhirieron a la medida de fuerza de la gremial integrante del Frente Gremial Docente Bonaerense (FGDB).

Pero además, antes de resolver la reunión de ayer, Nora De Lucía anunció que habría sanciones a los docentes que apoyaran la medida de fuerza.

Petrocini explicó que “somos muy respetuosos del sentir de los docentes de cada distrito y de las decisiones que toma nuestro Congreso. Nunca dijimos que éste era el final del plan de lucha, sino una tregua para abrir canales de diálogo y tratar de resolver este conflicto. Hoy no hubo ningún tipo de avance y tenemos la obligación de respetar la voz y el sentir de los docentes”.