Esta semana comenzará la interpelación al intendente macrista de Pinamar, Martín Yeza. Lejos quedaron los días en que Yeza era la joven promesa de la política de Cambiemos. 

Yeza deberá rendir cuentas ante el Concejo Deliberante local por irregularidades. Se llegó a esa situación por los votos del vecinalismo y de Unidad Ciudadana. Cambiemos hizo todo lo posible para evitar la interpelación pero no pudo. 

La primera sesión especial será hoy a las 13:00. Una de las razones de la interpelación tiene que ver con la supuesta malversación de fondos. La obra incluía la remodelación de tres partes de la Avenida Bunge, la principal de la ciudad balnearia, con fondos de la Nación. Según el análisis del expediente, la diferencia de facturación podría llegar a los 12 millones de pesos. La causa llegó además a la Justicia Federal y Yeza y otros funcionarios del Ministerio del Interior terminaron imputados. 

La otra causa sobre la que sobresalen las sospechas, es por la administración fraudulenta de dos "chiringos" (puestos de playa con terminación rústica, en donde se venden licuados, tragos y comidas). Uno de los puestos pertenece a Marcelo Manrique, padre del entonces subsecretario de Inspecciones Generales del Municipio, Sebastián Manrique, quien debió renunciar por escándalo. El otro, está relacionado con un empresario cercano al intendente.