En medio de la tensión por el operativo de desalojo desplegado en el predio de Guernica, el fiscal a cargo del caso, Juan Cruz Condomí Alcorta, se tomó una selfie junto a dos colegas, Lisandro Damonte y Marcelo Romero, mientras los policías de la Bonaerense derribaban las casillas de las familias ocupantes.  

La imagen, que se viralizó por las redes sociales, generó críticas en los usuarios que vieron un acto de falta de respeto y provocación en medio de escenas de violencia.

"Me tomé una selfie con mis colegas para demostrar que estaba todo bajo control. No veo cuál es la falta de respeto. ¿No me voy a sacar nunca más una selfie por esto?" fue la explicación del fiscal en diálogo con Futurock.

“Se cumplió con la orden judicial y nada más que eso. Hay 39 detenidos y heridos policiales más que nada. No se tiró un solo gas lacrimógeno porque a los policías los deja ciego” agregó el fiscal.

Además, negó que la actuación de los agentes pudiera definirse como una “represión”. “No hubo una represión. Eso no es una selfie, es una foto que sacamos con nuestros colegas, luego de haber hecho el desalojo, para mostrar cómo estaba el lugar. Además no es que estoy sonriendo, ni festejando, ni jactando”, insistió.