La Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) y SUTEBA definieron convocar a un paro de 24 horas para hoy luego de que cuestionaran la falta de respuesta del gobierno provincial y advirtieron que "no descartan" extender los días de huelga en caso de que la Provincia no interceda en el conflicto a partir de una propuesta "superadora".

La medida de fuerza había sido advertida por los gremios antes de la reunión paritaria realizada ayer en el Ministerio de Trabajo, que terminó sin acuerdo. "Además de no haber respuesta, lo que quedó claro es que ni siquiera hay una nueva fecha de convocatoria. No fue una negociación, fue un informe de parte de Gobierno a los trabajadores, donde no se consideraba ninguno de los reclamos", explicó la titular de la FEB, Mirta Petrocini.

En ese sentido, la dirigente gremial sostuvo que los interlocutores de la Provincia "no dejaron planteada ninguna probabilidad de seguir con una negociación" y recordó que "el 17 de febrero cuando se aceptó la propuesta había una cláusula donde se manifestaba que estaba condicionada a la reapertura".

Desde el ministerio de Educación de la Provincia salieron al cruce y el ministro Alejandro Finocchiaro aseguró que "se vulnera el derecho de los más humildes".

"Este paro carece de razones objetivas. No sé cuál es el motivo; lo que sí sé es que la cuestión salarial no puede estar detrás de este paro; acordamos más de un 34% de aumento en febrero", señaló el funcionario de Vidal y reclamó a los gremios de los maestros que cumplan "la paritaria acordada".

El director general de Cultura y Educación bonaerense manifestó que desde la gestión de la Gobernadora "se hizo un gran esfuerzo" por mantener el poder adquisitivo de los docentes y que "durante estos 8 meses hemos dialogado siempre, hasta semanalmente" con los gremios.

Luego aseguró que se "cambian las reglas del juego" al manifestar que se está "cumpliendo con la paritaria y la cláusula de monitoreo; ellos (los sindicatos) hablan ahora de una proyección interanual" y expresó que la huelga es injusta: "esta medida que es poco racional, no tiene razonabilidad objetiva para ser: vulnera el derecho de los más humildes".

Por último, Finocchiaro dijo que "el mensaje que nos tiene que dejar esto es: tenemos que ser prudentes y racionales, y como adultos dirimir la diferencia con los chicos dentro del aula".