La filial local de la alimenticia Nestlé comunicó a su personal que adelantará vacaciones en el mes de noviembre, fruto de la menor demanda de sus productos en el mercado por la caída del consumo.

La decisión recae sobre su planta de Magdalena, en la provincia de Buenos Aires. Según el portal Infogremiales, la medida afectará inicialmente a unos 65 operarios que saldrán de las líneas de producción por dos semanas a partir del lunes 19 de noviembre.

Además, la firma confirmó que para utilizar los tiempos muertos en la producción, en octubre encarará un plan de capacitaciones para el personal.

Lo más precupante es que los representantes gremiales le informaron a sus compañeros que no hay garantías sobre la continuidad laboral en el mediano plazo: "No nos garantizaron nada, dada la situación del país", les explicaron.

"Nos habíamos acostumbrado a otra cosa. Basta con prender la tele y ver la realidad e incertidumbre que estamos pasando", describieron los empleados.