El Centro de Estudios Metropolitanos (CEM), a través de un nuevo monitoreo trimestral indicó que en este año último, el el 55% de las personas que habitan en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano debieron reducir las porciones de sus comidas por razones económicas.

Quienes achicaron sus porciones de comida son 21% más que en octubre de 2017. Algo similar pasó con el porcentaje de personas que reconoce que alguien de su hogar sufrió hambre por razones económicas, subió al 35% cuando estaba en un 21% a principios del 2018.

En el segundo cordón de zona sur -Quilmes, Berazategui, Florencio Varela, Almirante Brown, Esteban Echeverría y Ezeiza- es donde la mayor cantidad de los encuestados manifestó haber sufrido hambre, un 49%. Le sigue el primer cordón de zona oeste, con el 41%.

Según el estudio, la mayor cantidad de quienes debieron reducir sus porciones de comida por razones económicas está en el segundo cordón de zona sur, son un 69%. Por su parte, en Capital Federal éstos llegan al 47% y son un 25% quienes tuvieron hambre en el último año por falta de dinero para comprar alimentos.