El Gobierno de María Eugenia Vidal intentó cerrar las paritarias docentes del 2018 al 15%, muy por debajo de la inflación, que estará por arriba del 25%. 

Los docentes pasaron de resistir ese intento a redoblar la apuesta: ahora quieren aumentos salariales del 25%, más cláusula gatillo. La devaluación del peso está golpeando sobre la inflación, en alza en 2018. 

La semana que viene volverán a verse las caras los funcionarios de Vidal y los sindicatos docentes. Todo parece indicar que habrá un nuevo conflicto. 

Según informó el INDEC, la inflación del año fue del 2,7%, lo que da un aumento del 10% en solo 4 meses. Es decir: el proyectado para 2018 llega al 30%.