El desplome del consumo en medio de la crisis alcanza áreas sensibles como medicamentos y alimentos de consumo popular. Un informe realizado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) y el Instituto Proyección Ciudadana (IPC) reveló que en la región metropolitana un 30% disminuyó el consumo de medicamentos, entre otros rubros que disminuyeron notoriamente.

El consumo afecta fundamentalmente a los sectores de nivel socioeconómico bajo pero es una problemática que también afecta a sectores medios y altos. Por ejemplo, en productos lacteos, en el sector "bajo" el 58% redujo el consumo y en el sector de ingresos "altos" el 41% ajustó en dicho rubro.

"Una familia recorta primero en salidas recreativas", sostiene el informe, que registró una disminución del 73% en ese aspecto. Ropa y calzado (69%) y carnes (62%) fueron los rubros en los que más se redujo el consumo después de las actividades recreativas.

Además de la caída de carnes y lacteos, el consumo de frutas y verduras se redujo un 42%. Los fideos y arroz que, según el informe, "actúan como sustitutos de lácteos y carnes", también vieron caer son consumo en un 20%.

Así como el primer aspecto que recortan las familias es en las salidas recreativas, luego le sigue el consumo de indumentaria y carnes, el informe sostiene que "finalmente se deja de consumir en el rubro más sensible: medicamentos".

"En el nivel socioeconómico bajo, el 37% de los encuestados disminuyó el consumo", sostiene el informe. En abril de 2019, los medicamentos incrementaron sus precios en un 9% y "los más afectados son los jubilados y pensionados, ya que además de contar con ingresos que perdieron en relación a la inflación, y tienen que costear gran parte de los medicamentos que antes cubría el PAMI", concluyó el relevamiento.