Tras largas horas de negociaciones entre el oficialismo y la oposición, finalmente se cayó la sesión en el Senado bonaerense POR la negativa de Juntos por el Cambio de acompañar el pedido de endeudamiento por USD 500 millones y $28 mil millones que Axel Kicillof solicitó a la Legislatura para hacer frente a los gastos de la pandemia y la financiación de proyectos de obra e infraestructura.

Una fuente legislativa le relató a este portal que los legisladores que responden directamente a la ex gobernadora, María Eugenia Vidal, volvieron a “solicitar cargos en el directorio del Banco Provincia a cambio de sus votos a favor del proyecto del ejecutivo sobre endeudamiento.

La dura postura de un sector de la oposición generó el enojo de los intendentes de Juntos por el Cambio, que veían con buenos ojos la propuesta del oficialismo para que parte de esos recursos se destinen a los Municipios bajo una nueva “asistencia financiera” ante la caída de recaudación de sus comunas en medio de la pandemia.

Ante la falta de acuerdos, el pedido de endeudamiento, que incluye recursos para saldar las deudas que el gobierno de María Eugenia Vidal dejó con proveedores, en especial con aquellos vinculados a la salud pública, se postergó ante la espera de un cambio de postura de la oposición.

Para aprobar la solicitud de deuda, el oficialismo necesita de los dos tercios de los votos de la Legislatura. El escenario se torna más complejo teniendo en cuenta que Juntos por el Cambio controla el Senado bonaerense, donde tiene 26 de las 46 bancas.

Hace unos días, el gobernador Axel Kicillof envío a su Ministro de Hacienda y Finanzas, Pablo López, a reunirse con los legisladores para destrabar los puntos gruesos del proyecto. En esa línea, el oficialismo se había comprometido a extender los plazos de devolución de los fondos en concepto de créditos que se habían girado a los municipios durante el inicio de la pandemia. Sin embargo, Juntos por el Cambio no retrocedió en su pedido de la designación de cargos en el Banco Provincia y otras empresas del Estado y el Ejecutivo aún no puede contar con una herramienta financiera necesaria para encarar la pospandemia.