La Conferencia Episcopal Argentina advirtió sobre los peligros derivados de la multiplicación en la oferta de los juegos de azar en la Argentina y puntualmente alertó por avance del juego online en la provincia de Buenos Aires. Ocurre que la gobernadora macrista María Eugenia Vidal viene alentando el negocio de las empresas que se dedican a ese rubro.

En un comunicado, aseguraron que proliferaron los casinos, los bingos, unidos al negocio de las máquinas tragamonedas, aun en cercanía de barrios pobres.

También destacó que se multiplicaron las ofertas de juegos de apuestas en locales de lotería y puntualizó sobre el juego online, reglamentado en el territorio bonaerense el año pasado.

Uno de los beneficiados por la política de Vidal fue nada menos que Daniel Angelici, empresario del sector y amigo muy cercano del presidente Mauricio Macri.  

"Internet hace emerger nuevas y cada vez más masivas formas de juego", dice el texto de la Iglesia y alerta sobre el avance de los juegos de azar en línea, que "pone en peligro especialmente a los más jóvenes, con una escasa barrera de acceso a esos dispositivos".

El Episcopado, recordaron, advertía a fines del año pasado que "la legalización de las apuestas online se proyecta como una postura problemática, inoportuna y nociva para la provincia".

Consideran que el juego de azar es un negocio que mueve gran cantidad de dinero para beneficio de unos pocos en detrimento de muchos, especialmente de los más pobres "a quienes muchas veces el agobio lleva a probar salidas mágicas que terminan sumiéndolos en mayor pobreza y desazón".