El llamado desesperado de los massistas a unas PASO conjuntas en el territorio bonaerense apresuró las resolucciones del macrismo. El espacio que lidera el jefe de gobierno porteño  se juntó este lunes para definir una postura común.

Luego de algo de deliberación, los referentes del espacio acordaron que irán solos en la provincia de Buenos Aires y dieron por terminadas las negociaciones con el massismo.

De esta manera los "amarillos" descartaron una alianza bonaerense tanto con Sergio Massa como con su precandidato a gobernador Francisco de Narváez, uno de los que en los últimos días impulsó ante cada micrófono que tuvo la idea de una gran interna opositora de cara a las PASO de agosto.

Se sentaron a la mesa de decisiones el consultor Jaime Durán Barba -que volvió especialmente al país para la definición-; el secretario general del Gobierno porteño, Marcos Peña; el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta; la vicejefa y candidata bonaerense, María Eugenia Vidal, y el ministro de Gobierno, Emilio Monzó.

"Vamos con fórmula propia y solos a la interna bonaerense", aseguró uno de los participantes del cónclave a Infobae, aunque aclaró que a nivel municipal sí habría alianzas con diferentes partidos, entre los que podría estar incluido el Frente Renovador.

Así, primó la idea de Durán Barba, que nunca vio con buenos ojos un pacto con Massa en tierra bonaerense. El ecuatoriano, junto a Peña, es el más reacio a incluir extrapartidarios en el macrismo: de hecho, es el más entusiasta en que la fórmula presidencial se complete con un dirigente del PRO. Ahora revelan que uno de los dirigentes de máxima confianza de Macri escalaría posiciones en esta carrera.