Mauricio Macri anunció que el médico Abel Albino trabajaría en su gabinete. Ultra-católico, machista y conservador, el posible Ministro de Salud PRO propone combatir promiscuidad, pornografía, "autoerotismo", anticoncepción, infidelidad y el concubinato.

El candidato de Cambiemos, Mauricio Macri, suscribió un acta acuerdo con Albino, presidente de la fundación Conin, en la casa de Elisa Carrió.

Ahí Macri anunció que Albino sería su "experto" en el gabinete para enfrentar la desnutrición, y de hecho se supo que podría ser su Ministro de Salud.

Hace cinco años, escribió un libro "Gobernar es poblar: ¿Paternidad responsable o fornicación asistida?".

El posible ministro de Macri ahí propone combatir la promiscuidad, la pornografía, el "autoerotismo" (sic), la anticoncepción, la infidelidad y el concubinato, con el extraño objetivo de bajar la desnutrición. A su vez advierte alarmado que existen "fuertes intereses comerciales tendientes a masificar las prácticas contraceptivas".

La postulación de Albino se conoce días después de que se difundieran dichos de tono unitario y algo segregacionista de otro candidato a Ministro de Macri, Alfonso Prat-Gay.

"Somos una nación con 40 millones de habitantes, con un nivel de superior de educación todavía respecto de otros países de la región, que cada diez años nos dejamos cooptar por un caudillo que viene del Norte, del Sur, no importa de donde viene, pero de provincias con muy pocos habitantes, con un currículum prácticamente desconocido", afirmó el posible Ministro de Economía en una conferencia, cuyo video empezó a circular recientemente.

Prat-Gay se la agarró especialmente contra los santiagueños: "Esta también es una pregunta que nos tenemos que hacer de cara al 2020; no vaya a ser que en el 2020 estemos hablando del fulano de tal que vino, no sé, de Santiago del Estero, que no lo conocíamos, apareció de la nada y resulta que se quedó con todo el poder".

Así, se alineó con los dichos de Macri de 2010, que tras la ocupación del Parque Indoamericano se refirió al "aluvión descontrolado" de inmigrantes y ciudadanos bonaerenses a la Capital.