El intendente de San Isidro, Gustavo Posse tomó distancia de los dirigentes de Juntos por el Cambio que piden no hacer nada contra la segunda ola. “Cuando uno se dedica a gobernar hay que concentrarse en que las cosas salgan bien”, describió. 

"El aumento de casos tiene que ver con un desmadre de las relaciones sociales, de las conductas individuales y colectivas", describió. "La situación es grave. Cuando uno se dedica a gobernar está concentrado en que las cosas salgan bien. Ahora no hay lugar para la opinión. El año pasado lo hice y logré que empezaran las clases. Hubo voluntad para que esto sucediera", agregó. 

Posse continuó: "En San Isidro hay 3 hospitales, 14 centros de atención primaria y 9 puntos de gestión privada. Con los hisopados buscamos encontrar positivos para tener baja cantidad de internados o tener atención precoz respecto de aquellas personas que puedan estar enfermas. Como consecuencia de ellos, acá hay baja cantidad de personas fallecidas. La técnica es saturar con hisopados. Estamos bien respecto de la ocupación de camas de terapia", explicó el jefe comunal.

Por último, Posse confirmó en diálogo con Radio Provincia: "Se va a controlar si hay descuidos e incumplimientos. Me parece que debe haber diálogo, consenso, cuidando la salud del comerciante y el cliente".