El municipio bonaerense de Salto confirmó el miércoles pasado su primer caso de coronavirus y dos días después el contagio de 13 más. Así, totaliza 14 casos positivos de COVID-19 y está a la espera del resultado de 8 hisopados más. “Estamos muy complicados”, confesó el jefe comunal Ricardo Alessandro, quien al mismo tiempo informó que hay más de 500 personas aisladas.

El primer infectado es un trabajador de Bagley que se desempeña en el área de dosificación de la planta ubicada en la intersección de las rutas provinciales 191 y 31. Por iniciativa del gremio de la Alimentación (STIA), se decidió decretar un paro en todas las líneas de producción y no se dejó ingresar al turno noche, tras conocerse el caso.

Rápidamente la compañía dio aviso a las autoridades sanitarias, con quienes acordó la reanudación de las actividades el próximo lunes. En un comunicado, la firma informó que “desde el inicio de la pandemia, la compañía desarrolló un estricto protocolos trazabilidad para detectar, atender y dar seguimiento a los colaboradores con síntomas compatibles con la enfermedad”, y agregó que “se han reforzado las medidas de seguridad, higiene y cuidado personal, los procesos de limpieza y desinfección continua de comedores, vestuarios, áreas de descanso y otros espacios comunes, para minimizar las posibilidades de contagio del virus”.

Ahora bien, tras el primer caso confirmado la curva en Salto se elevó exponencialmente ya que para el viernes, la cantidad de contagios se elevó a 14. Todos relacionados con el trabajador de la planta, el primero.

Así lo confirmó oficialmente la comuna por medio de su intendente, Ricardo Alessandro: “Queremos informar a la comunidad que de los hisopados realizados se arrojan 14 casos positivos, 4 descartados 7, y se está a la espera de 8 hisopados”, y además confirmó en su cuenta de Twitter que “las 13 personas con COVID-19 habían mantenido contacto estrecho con el primer paciente positivo de coronavirus”.

Alessandro confesó estar “muy preocupado” ante la irrupción del virus en la localidad que estaba por ingresar en fase cinco. “Estamos bastante complicados, el operario que dio positivo es de Bagley pero los trece contagiados no trabajan en la fábrica, sino que son del entorno familiar”, aclaró el Intendente.

Asimismo, agregó que “8 hisopados se conocerán esta noche y que alrededor de 500 personas están en aislamiento preventivo. También quiso dejar en claro su postura sobre la planta que se encuentra cerrada por los trabajadores. “Me enojé bastante con Bagley de arranque, porque no prestó colaboración”, dijo. Es que, “el lunes pararon todas las empresas incluidas las tres fábricas frigoríficas, el jueves se levantó la veda, pero desde el municipio pedimos que colaboraran hasta el domingo, y Bagley se negó, y ahí empezó un tire y afloje”, agregó.

Ese “tire y afloje” se remonta al cambio del jefe de planta que tiene 1400 empleados y cubre todo el cinturón fabril de la zona. “El nuevo jefe no entiende que se trata de una fábrica de tornillos y tuercas, se trabaja con seres humanos” enfatizó el Intendente para este portal.

Asimismo, el jefe comunal, adelantó que este sábado, “las autoridades municipales y sanitaras seguirán realizando hisopado y tareas de aislamiento, y posteriormente se realizará una conferencia de prensa, alrededor de las 4 de la tarde”.

Fuente: Infocielo