El conflicto entre el gobierno de María Eugenia Vidal y los trabajadores y trabajadoras del Astillero Rio Santiago volvió a activarse en las últimas horas cuando se conoció que el Presupuesto 2019 del Ejecutivo proyecta un recorte de 428 millones de pesos en la empresa naval de Ensenada.

En números concretos, los recursos previstos para el Astillero durante el 2019 serán de $3.170 millones, mientras que este año el presupuesto fue de $3.598. Si se tiene en cuenta que la inflación de 2018 cerrará cerca del 50%, el impacto del recorte será más significativo.

Desde ATE Ensenada, que nuclea a los trabajadores de la empresa estatal, salieron a cruzar la polémica medida de ajuste. “Es realmente preocupante” sostuvo el titular del gremio, Francisco Banegas. Y reclamó que “con esos números, los trabajos pendientes que permanecen paralizados a la espera de inversión de la Provincia no se podrán retomar”.

A medida que se van conociendo los detalles del Presupuesto que la mandataria envió a la Legislatura, los sectores productivos figuran como uno de los más afectados por el impacto del ajuste.

Durante el 2018, el gobierno bonaerense puso en marcha un plan de desmantelamiento el Astillero Río Santiago. Tras la frase del presidente Mauricio Macri, que sostuvo que “al Astillero había que dinamitarlo”, la administración Vidalista paralizó el envío de insumos a la fábrica y ordenó descuentos en los sueldos de los operarios.

El pico más alto de tensión se vivió en una de las tantas marchas que los trabajadores protagonizaron a Gobernación. Allí, la Policía Bonaerense llevó adelante una feroz represión, que culminó con la detención de 5 trabajadores.

Para aprobar el proyecto de Presupuesto, el oficialismo necesita el acompañamiento de alguno de los bloques de la oposición. Las distintas versiones indican que el Frente Renovador y el Frente Amplio Justicialista son los dos bloques que votarían a favor del presupuesto. A lo largo del conflicto de este año, sus legisladores presentaron iniciativas en defensa de la empresa naval. Habrá que ver si mantienen la coherencia en las negociaciones.